darwin

Inicio

 

Páginas

Portada

1 - 2 - 3 - 4 - 5 - 6 - 7 - 8 - 9 - 10

11 - 12 - 13 - 14 - 15 - 16 - 17 - 18

19 - 20 - 21 - 22 - 23 - 24 - 25 - 26

27 - 28 - 29 - 30 - 31 - 32 - 33 - 34

35 - 36 - 37 - 38 - 39 - 40 -41 - 42

43 - 44 - 45 - 46 - 47 - 48 - 49 - 50

51 - 52 - 53 - 54 - 55 - 56 - 57 - 58

59 - 60 - 61 - 62 - 63 - 64 - 65 - 66

67 - 68 - 69 - 70 -71 - 72 - 73 - 74

75 - 76 - 77 - 78 - 79 - 80 - 81 - 82

83 - 84 - 85 - 86 - 87 - 88 - 89 - 90

 

Logo pdf
A Carlos Darwin en el primer centenario de su nacimiento (formato pdf, 50Mb)

Patrocinadores

 

Edición digital a cargo de
José L. Fresquet
Noviembre de 2008

 

El homenaje a Darwin de los estudiantes de medicina de Valencia en 1909

En el verano de 1908, cuando el estudiante de medicina Salvador Monmeneu Jorro leía El origen del hombre, se percató de que en febrero del siguiente año se celebraría el centenario del nacimiento de su autor, Charles Darwin. Cuando comenzó el curso en otoño propuso a sus compañeros organizar algún acto conmemorativo de la importante efeméride.

No es de extrañar que los estudiantes de medicina de Valencia de entonces estuvieran familiarizados con la obra de Darwin. Uno de los principales responsables de este hecho era Peregrín Casanova Ciurana. Nació éste en Valencia en 1849, estudió medicina en su Universidad, obtuvo el grado de doctor en Madrid en 1875, y ese mismo año ganó la cátedra de anatomía descriptiva y general de la Facultad de medicina de Valencia. En su enseñanza fue sustituyendo la morfología descriptiva tradicional por el acercamiento morfogenético de los evolucionistas. Estuvo especialmente influido por Ernst Haeckel y Carl Gegenbaur. En 1877 manifestó que quería convertir su cátedra en un centro de difusión de las ideas de Haeckel, con quien mantuvo correspondencia. En 1883 ya había desarrollado un programa de orientación comparada de acuerdo con la Generelle Morphologie, de Haeckel. En su biblioteca, que se conserva en la del Instituto de Historia de la Medicina y de la Ciencia, había obras de Thomas H. Huxley, Charles Darwin, y Herbert Spencer, entre otros.  En 1877 publicó La biología general, obra plagada de conceptos haeckelianos. En la introducción trazó un esquema evolucionista de la historia de la ciencia y señaló que la morfología debía participar de los progresos de la ciencia no limitándose a ser descriptiva sino dinámica, no sólo ontogénica sino filogenética, y debía investigar no sólo la historia del individuo sino la de la especie. Más tarde, en 1881 escribió una introducción a la versión castellana de dos trabajos de Haeckel: "La perigénesis de los plastídulos" y "El alma de las células". Casanova expuso en la misma las concepciones de su maestro que eran opuestas a las de Darwin. El intento de reducir la herencia y la reproducción a causas físicas y químicas iba a provocar rechazos. Peregrín Casanova murió en Valencia en 1919.

 

Invitación al acto homenaje a Darwin
Invitación al Acto de Homenaje a Darwin que tuvo lugar en el
Paraninfo de la Universidad

 

Monmeneu dirigía entonces la Academia Médico-Escolar del Instituto Médico Valenciano, que contaba con la revista Boletín de la Academia Médico-Escolar que luego cambió  su nombre por el de Tribuna Médica.  El grupo pensó en organizar un acto conmemorativo y también dedicar un número monográfico de Tribuna médica al tema.

Con este objetivo escribieron a varias personalidades científicas para que participaran en el acto o para que escribieran un artículo que se publicaría en el número monográfico. Se dirigieron, entre otros, al químico José Rodríguez Carracido, el biólogo marino Odón de Buen, su discípulo José Fuset, al naturalista Salvador Calderón y al entonces rector de la Universidad de Salamanca, Miguel de Unamuno, que había traducido las obras de Herbert Spencer y era un fiel seguidor del evolucionismo. Aunque se sumaron a la iniciativa, todos excusaron su presencia excepto Miguel de Unamuno. Su presencia resarció la decepción de los estudiantes.

En el homenaje se sumó también la redacción del diario El Pueblo, entonces portavoz de izquierda republicana. El Ayuntamiento, a pesar de las reticencias del alcalde y de algún miembro del consistorio, acordó conceder una subvención de quinientas pesetas que los estudiantes habían solicitado.

La sesión homenaje estaba prevista para el día 12 de febrero, pero tuvo que ser aplazada al día 22 para que a Unamuno le diera tiempo de preparar el viaje. Llegó éste el día 21 a las ocho y media en el tren correo procedente de Madrid. Antes, en una estación cercana a Valencia, subió al tren una representación estudiantil compuesta por Luque, Luca y Monmeneu. En la estación de Valencia les esperaba un numeroso grupo de personalidades científicas e intelectuales, estudiantes de medicina y de derecho, y periodistas, entre otros. Unamuno se hospedó en el Hotel Continental. Ese día comió en casa del catedrático Manuel Candela y Plá con Amalio Gimeno Cabañas y con José Herrero, que había sido elegido senador por la Universidad. Por la tarde paseó por Valencia en compañía de Peregrín Casanova y un grupo de estudiantes. Al día siguiente, lunes, los profesores de la Facultad de medicina ofrecieron a Unamuno un banquete en el restaurante Miramar. Por la noche a las nueve tuvo lugar el acto en el paraninfo de la Universidad. Las invitaciones se habían agotado por completo.

 

Fotografía del Acto homenaje a Darwin

Fotografía que apareció en la prensa gráfica del Homenaje a Darwin en el Paraninfo

 

En el paraninfo se colocó un gran retrato de Darwin. Presidió la sesión Peregrín Casanova. A su derecha se colocó iguel de Unamuno y a la izquierda Eduardo Boscá. En primer lugar intervino Juan Bartual. Después lo hizo el estudiante José Lucas que leyó el discurso de Boscá, y a continuación, Casanova presentó a la persona que se consideró “el alma de esta solemnidad”, Miguel de Unamuno. Cerró el acto Peregrín Casanova.

El jueves 23 de febrero los estudiantes de la Acadeia Médico-Escolar dieron un banquete en homenaje a Unamuno en el Hotel París, al que asistieron setenta personas. Ese mismo día Unamuno visitó la sede de la editorial Sempere que había publicado las traducciones de las obras de Darwin. Por la tarde volvió a hablar en la Universidad en un acto del Ateneo Científico sobre “La crisis del liberalismo”. El director de El Pueblo, Félix Azzati, le pidió que inaugurara el ciclo de conferencias de la Universidad Popular, fundada por Blasco Ibáñez. A petición de éste Unamuno se quedó un día más en Valencia. Visitó Sagunto en compañía de profesores y estudiantes y, por la tarde, asistió al acto en el que se descubrió una placa conmemorativa del centenario de Darwin en la Facultad de Medicina. Estaba cubierta con las bandera de Gran Bretaña y España y que descubrió Peregrín Casanova. Hubo cuatro intervenciones breves, las de los profesores Bartrina, Vicente Peset, Casanova y la del cónsul británico en Valencia. La lápida de mármol con un perfil de Darwin de bronce, se guarda en la actualidad en el Museo de Historia de la Medicina y de la Ciencia.

 

Placa conmemorativa del Homenaje a Darwin
Placa que se colocó en la Facultad de Medicina con motivo del Homenaje a Darwin

 

Por la noche Unamuno inauguró el ciclo de conferencia de la Universidad Popular en el Centro de la Unión Republicana. Después visitó la redacción de El radical con un grupo de estudiantes y se entrevistó en el Café Ideal con Rodrigo Soriano, director del periódico y diputado. Finalmente Unamuno partió hacia Madrid el 25 de febrero. Fueron a la estación a despedirlo numerosos estudiantes y profesores.

El acto de Valencia no pasó desapercibido en la ciudad y en el resto de España. Antes y después del homenaje la prensa diaria y semanal valenciana y de otras ciudades españolas recogió una acalorada polémica sobre el tema del darwinismo, la evolución y el homenaje que los escolares valencianos habían dedicado a Darwin.  El País, de Madrid, llegó a afirmar que la celebración del centenario había sido peor en Londres que en Valencia. Según Glick, este acontecimiento demostró la normalización del pensamiento darwinista en el enseñanza superior española, la profundidad y amplitud de la popularización del mismo en nuestro país, y la polarización política de darwinistas y antidarwinistas en la España de la Restauración.

En febrero de 1909 apareció el número monográfico dedicado a Darwin. La primera parte está dedicada a recoger las intervenciones que tuvieron lugar en el paraninfo. La segunda incluye trabajos o testimonios de otros colaboradores: Tomás Maestre, José R. Carracito, Adolfo Gil y Morte,  P. Dorado, José Fiset, José Deleito y Piñuela, J. Francos Rodríguez, R. Cervera Barat, Santiago Valentí Camp, Luis Morote, Ramón Gómez Ferrer, M. Jiménez de Bentrosa,  Saturnino Mileto,  R. Vilar Fiol, Angel B. De la Cruz y Nathan, Anselmo Arenas López, Joaquín Dualde, J. Martínez Roca, Casimiro L. Chavarri, Luis Bermejo, Jesús Bartrina, José Verdes Montenegro, R.S. Kolbé, Rafel Pastor, A. Lloret, Carmen de Burgos, Salvador Calderón, Concepción Aleixandre, Severiano Doporto, Rodrigo Soriano, Antonio Oliete, Constantino Gómez Reig, J. Chabás, Rafael Altamira, Rafael Mollá,  Rafael Pastor Reig, Ramón Valentí y Vivó, Eduardo Ponce, J. Alapont, Luis Estopiñá, J. Sanchos Bergón, José Campos Igual, Eugenio Piñerúa  Álvarez, E. Ribera, Rafael Serrano Arroyo y Julio Esplugues. Fue el último número de la revista.

Presentamos a continuación el facsímil digital página a página del número extraordinario de Tribuna Médica dedicado al Homenaje a Darwin. También se puede descargar en formato pdf desde el menú de la columna izquierda.

 

Bibliografía

Casanova Ciurana, P., La biología general, Valencia, Ferrer de Orga, 1877
Casanova Ciurana, P., Historia natural de la célula: su estudio especial en el organismo humano, Boletín del Instituto Médico Valenciano, 1875-76; 14: 131-135
Casanova Ciurana, P., Prólogo, Ensayos de psicología celular, por Ernst Haeckel, Valencia, Pascual Aguilar, 1882, pp. V-XVII
Casanova Ciurana, P. Nueve cartas de Casanova a Haeckel, que se conservan en la Ernst-Haeckel-Haus de Jena. Se transcribieron en el libro de Thomas F. Glick, Darwin en España, Barcelona, Península, 1882, apéndice I
Espinosa Ventura, M., Memoria apologética del doctor D. Peregrín Casanova Ciurana, Valencia, Tipografía Moderna, 1921
Glick, T.F. Darwin en España, Barcelona, Península, 1982
López Piñero, J.M. (Dir), Historia de la medicina valenciana, 3 vols., Valencia, Vicent Garcia Eds., 1988-1992